el hombre herido

Descubre la historia detrás del famoso cuadro El hombre herido de Courbet

En caso de encontrar información innecesaria o errores en las sinopsis, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra página, ya sea mediante mensaje interno o a través de nuestras redes sociales, como Twitter, Instagram o Facebook, o a través del correo electrónico a nuestra dirección info -arroba- filmaffinity -punto- com.

Es importante mencionar que las críticas publicadas en nuestra plataforma son propiedad intelectual de sus respectivos autores, ya sean críticos o medios de comunicación. Filmaffinity no tiene relación directa con los responsables de producir, distribuir o hacer llegar la película al público.

Asimismo, queremos aclarar que los derechos de autor del cartel, portada, fotogramas, fotos e imágenes utilizados en DVDs, VODs, Blu-rays, tráilers y la banda sonora original (BSO) pertenecen a las compañías productoras y/o distribuidoras correspondientes.

El Hombre herido

Una confusa situación en los aseos de una estación de tren lleva a Henri a descubrir su orientación sexual hacia el mismo sexo. Al regresar al mismo sitio, se cruza con su agresor, Jean, un delincuente peligroso con el que comienza una tormentosa relación para la cual puede que no esté mentalmente preparado.

Análisiseditar

Al examinar la tela, se observó que se sucedían tres cuadros consecutivos. El primero, una escena con una cabeza de mujer. En el segundo, dos amantes descansando y tomados de la mano, siendo uno de ellos Gustave Courbet en su juventud en 1844. Finalmente, la tercera modificación es la que permanecerá: Courbet, herido y recostado contra el pie del árbol.[4] Hay varias teorías que intentan explicar esta yuxtaposición:

Una vez analizada la pintura, se pudo determinar que había tres cuadros consecutivos. El primero, retrataba una cabeza de mujer. En el segundo, aparecían dos amantes descansando y tomados de la mano, uno de ellos siendo un joven Gustave Courbet en 1844. La tercera modificación, sin embargo, es la parte definitiva: Courbet, herido y apoyado en el pie del árbol.[4] Existen diversas hipótesis que buscan darle sentido a esta yuxtaposición:

Tras revisar la tela, se descubrió que se presentaban tres escenas de manera consecutiva. La primera mostraba una cabeza de mujer. La segunda, a dos amantes descansando y tomados de la mano, siendo uno de ellos el joven Gustave Courbet en 1844. Finalmente, la tercera modificación es la que prevalecerá: Courbet, herido y apoyado en el pie del árbol.[4] Hay varias suposiciones que intentan dar una explicación a esta yuxtaposición:

Historiaeditar

Este cuadro es uno de los muchos autorretratos creados por Courbet. Originalmente pintado en 1844, retrata al artista durmiendo en su juventud, con una mujer inclinada sobre su hombro. Sin embargo, en 1854, después de una decepción amorosa, Courbet modificó su obra, simbólicamente reemplazando a la joven por una espada y agregando una mancha de sangre sobre su corazón.

Este óleo permaneció en posesión de Courbet hasta su fallecimiento en 1877. Tras haber sido parte de la colección de Juliette Courbet, la hermana del artista, El hombre herido fue adquirido por el Estado en una subasta llevada a cabo en el Hotel Drouot en París. Inicialmente exhibido en el Museo del Louvre, en 1986 fue trasladado al museo de Orsay.[1]

Sinopsis

Henri se enfrenta a una revelación impactante tras haber vivido un evento inesperado y agresivo en los baños de una estación de tren. Descubre una parte de sí mismo que quizás nunca había considerado o aceptado: su homosexualidad.

Al regresar a ese mismo lugar, el destino le juega una nueva carta. Se encuentra nuevamente con el hombre que le atacó, Jean. Pero esta vez, la situación toma un giro inesperado.

Henri cautivado por el aura imponente y temeraria de Jean, comienza una relación tumultuosa con él. A pesar de que quizás no esté totalmente preparado para afrontarla, siente una irrefrenable atracción hacia ese violento criminal.

La tempestad emocional que Henri experimenta al lado de Jean es una montaña rusa, pero él no puede ni quiere bajarse. Aunque sea condenado a sufrir, Henri parece dispuesto a entregar su corazón y cuerpo a esa ardiente y desgarradora relación.

La vida de Henri cambia para siempre después de aquel fatídico encuentro en los lavabos de la estación de tren. Aunque podrá ser peligrosa y dolorosa, su homosexualidad le ha llevado a conocer a alguien que le da un nuevo significado a su existencia.

Sinopsis

Jean-Hugues Anglade, un joven, se da cuenta de su homosexualidad y entabla una relación con Vittorio Mezzogiorno, un hampón/manipulador que conoce en una estación de tren.

Descripcióneditar

Sobre un terreno próximo, acomodado en un árbol, se encuentra un individuo con los ojos cerrados, aparentando un profundo sueño. Sujetando con su mano parte de su considerable capa que le recubre. El rastro de sangre en su camisa, en dirección al corazón, y la presencia de una espada a su lado, sugieren un encuentro a sabiendas perdido.

En una misiva dirigida a su compañero Proudhon, nos revela: «El verdadero encanto solo surge del dolor (…). Por tanto, mi duelo agonizante es bello».[3]

Joyas ocultas del cine y televisión

Desde su sede central en París, Unifrance cuenta con un equipo de más de cincuenta colaboradores, así como oficinas en los Estados Unidos, China y Japón. Esta prestigiosa asociación reúne actualmente a más de 1 000 profesionales de la industria cinematográfica y audiovisual francesa, tales como productores, artistas, representantes y agentes de ventas, quienes unen esfuerzos para promover el cine y los programas franceses en todo el mundo.

Gracias a su amplia red de colaboradores y representantes, Unifrance se encarga de promover y difundir el talento del cine y la producción audiovisual francesa fuera de sus fronteras. Su objetivo es hacer que estas producciones brillen entre el público, los profesionales de la industria y los medios de comunicación de otros países.

Crítica Ámame

Es imposible no amar al intérprete argentino Leonardo Sbaraglia después de haber construido de manera tan convincente este desgarrador retrato de un individuo a la deriva, ahogado por las carencias en sus relaciones emocionales.

Artículos relacionados