Descubre por qué La mala educación sigue siendo un éxito cinematográfico

Si ves algún fallo o deseas completar los detalles de una sinopsis, puedes enviar un mensaje interno a través de nuestra página. Si no estás registrado/a, puedes contactarnos en Twitter, Instagram, Facebook o por correo electrónico a info (arroba) filmaffinity (punto) com. Los derechos de propiedad intelectual de las críticas pertenecen a los críticos y medios de comunicación de donde han sido extraídos. Filmaffinity no tiene vínculos con los productores, distribuidores o medios de la película. El copyright de carteles, carátulas, fotogramas, fotos e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler y banda sonora original (BSO) son propiedad de sus respectivas productoras y/o distribuidoras.

la mala educación película

Gael García Bernal la tentación masculina en un relato de hombres

La difícil búsqueda del actor perfecto para interpretar el triple personaje de Almodóvar: Ángel, Juan y Zahara


Pedro Almodóvar se enfrentaba a un gran desafío en su película: encontrar a alguien que pudiera encarnar a los tres personajes de Ángel, Juan y Zahara. Pero no solo eso, sino que también necesitaba que fuera alguien atractivo tanto como hombre como mujer.

Tras meses de intenso casting, en el que se barajaron opciones como Leonardo Sbaraglia, finalmente Gael García Bernal resultó ser la elección perfecta. Un actor dotado de una combinación única de atractivo, que recuerda a estrellas del cine clásico como Barbara Stanwyck, Jane Freer, Jean Simmons, Joan Bennet y Veronica Lake, según las palabras del propio Almodóvar.

García Bernal también destacó por su versatilidad al encarnar a los tres personajes, así como por su compromiso al neutralizar su acento para la película. De hecho, el director lo considera uno de los personajes más complejos, honestos y brillantes de la carrera del actor.

Para Almodóvar, no solo era importante que García Bernal pudiera interpretar a un hombre y una mujer de manera creíble, sino que también hablara en español. Una tarea desafiante que el actor llevó a cabo con éxito, demostrando su talento y dedicación a su profesión.

Una denuncia sin tapujos

Durante la promoción de su película, Pedro Almodóvar aseguró enfáticamente que no se trata de una venganza contra los sacerdotes que le maleducaron en su juventud, ni contra la iglesia en general. De haber sido así, no habría esperado cuarenta años para llevarla a cabo. Para él, la iglesia no es un enemigo digno de su atención.

Sin embargo, en 'La mala educación' se muestran sin censura los abusos sexuales que se dan en el contexto de la iglesia, con escenas impactantes como la del padre Manolo (interpretado por Daniel Giménez Cacho) y el joven Ignacio (Nacho Pérez) durante una excursión al campo, o cualquiera de las que tienen lugar tras los muros del internado.

Crítica

Un personaje aparece ataviado con un vestido de Jean-Paul Gaultier, en una escena de este oscuro y enredado melodrama. El vestido, que reproduce la desnudez de un cuerpo femenino, tiene en su centro una ilusión de vello púbico que toma la forma hipnótica de un solitario arrecife de coral. Desde este interior, podrían acecharnos hasta una voraz sirena. Esta rosa de porcelana, esculpida al comienzo de Topaz, o los espejos rotos en La Dama de Shanghai, encuentran su perfecta metáfora visual en este falso vello púbico, que resume todo lo que el film contiene...

El nexo de una trilogía

La trilogía masculina de Almodóvar comenzó con La ley del deseo, continuó con La mala educación y se completa con Dolor y gloria. Esta última película sirve como cierre para este conjunto de historias protagonizadas por hombres atormentados, que conforman el llamado 'cine de hombres' del reconocido director.

La música un protagonista imprescindible

En todas las películas de Almodóvar, un elemento esencial es la música. En su última cinta, no es una excepción y adquiere una gran importancia. Además de las *composiciones originales* del siempre *genial* Alberto Iglesias, se incluyen también otras canciones que contribuyen a la atmosfera única de la película. Entre ellas se encuentran ‘Cuore Matto’ de Little Tony y una versión inquietante de 'Moonriver' interpretada por el joven Ignacio (Nacho Pérez) junto al padre Manolo (Daniel Giménez Cacho) a orillas del río.

Sin embargo, probablemente el tema más destacado de la película es ‘Quizás, quizás, quizás’ de Sara Montiel, cantado por Zahara (Gael García Bernal) y acompañado por un provocador diseño de Jean Paul Gaultier. La música se convierte así en un personaje más de la historia, contribuyendo a la narrativa y enriqueciendo la experiencia cinematográfica.

Cine español

Fotogramas colabora en múltiples programas de afiliación de marketing, lo que implica que la empresa obtiene comisiones por las compras realizadas a través de los enlaces que llevan a las páginas de los vendedores.

Esto significa que Fotogramas, a través de sus alianzas comerciales, puede beneficiarse de las ventas realizadas a través de su plataforma, proporcionando así un servicio de valor añadido a sus usuarios.

Los programas de afiliación en los que participa Fotogramas demuestran su compromiso con la calidad y la variedad de los productos y servicios que ofrece a sus clientes. Estos acuerdos también garantizan una relación transparente y mutuamente beneficiosa con los vendedores asociados.

A través de estas colaboraciones, Fotogramas promueve la distribución de productos y servicios de calidad, facilitando así la experiencia de compra de sus usuarios y permitiendo el crecimiento mutuo de todas las partes involucradas.

Un modelo de negocio que demuestra el compromiso de Fotogramas con la excelencia y la innovación en el mercado de la compra online.

Artículos relacionados