Revolucionaria película Adiós muchachos que conquista al público como Au revoir les enfants

Si alguna sinopsis contiene demasiada información sobre la trama, si notas algún error que quieras corregir o si deseas agregar fechas de estreno en tu país, no dudes en enviarnos un mensaje privado en nuestra página. En caso de que no tengas una cuenta registrada, puedes contactarnos a través de Twitter, Instagram, Facebook o por correo electrónico a info en el dominio filmaffinity punto com.

pelicula adios muchachos

Es importante mencionar que los derechos de autor de las críticas pertenecen a los críticos y medios de comunicación correspondientes de los cuales han sido extraídos. Filmaffinity no tiene ninguna relación con el productor, la productora o el distribuidor de la película. Además, el copyright de los carteles, carátulas, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler y banda sonora original (BSO) son propiedad de sus respectivas productoras y/o distribuidoras.

Repartoeditar

"Au revoir les enfants" es una recreación ficcional de los hechos vividos por Louis Malle. En la realidad, el joven Jean Bonnet era Hans-Helmut Michel (6 de junio de 1930 - 6 de febrero de 1944), quien pasó aproximadamente un año en el internado de Avon, cerca de Fontainebleau. El mismo establecimiento al que Louis Malle y su hermano Bernard llegaron unos meses después.

Sin embargo, el 15 de enero de 1944, Jean Bonnet fue arrestado por la Gestapo junto con otros niños y el sacerdote director del colegio. Fue llevado primero a Drancy y posteriormente deportado a Auschwitz.

El personaje del padre Jean es una inspiración de Jacques de Jésus O.C.D. (29 de enero de 1900 - 2 de junio de 1945), quien era el director del colegio de Avon y también escondió a los tres niños judíos en el establecimiento. Él mismo fue deportado a Mauthausen y falleció una semana después de la liberación del campo por los aliados. En 1997, se inició su proceso de beatificación y es honrado en Yad Vashem como "Justo entre las Naciones".

Despedida a la niñez Memorias de mi juventud

Hace más de treinta años, Louis Malle, un cineasta de la Nouvelle Vague, logró una gran cantidad de premios tanto nacionales como internacionales con su película sorprendente titulada "Adiós muchachos". La trama se desarrolla en un internado católico en Francia durante la ocupación, y se centra en la amistad entre dos niños de trece años.

Los protagonistas son Julien, un niño rico que fue enviado por su madre a este colegio como medida de seguridad durante la guerra, y Jean, un chico reservado que se incorpora al colegio en pleno invierno y se convierte rápidamente en el objetivo de burlas por parte de sus compañeros. Sin embargo, a pesar de sus diferencias, los dos se vuelven grandes amigos y comparten un secreto muy importante.

Una de las cosas que resalta en "Adiós muchachos" es su realismo y sinceridad, que se fundamentan en los recuerdos de infancia de Malle. El personaje de Julien está inspirado en el propio director, quien estudió en ese mismo internado durante la ocupación, lo que le permitió rodar la película en el local y darle un toque aún más auténtico.

Una de las escenas más conmovedoras es al final de la película, cuando se revela que algunos de los personajes que aparecen en ella murieron en campos de concentración nazis. Esta dolorosa verdad fue una realidad para muchos jóvenes en la época de la guerra, y Malle la retrata con una sensibilidad y emoción que llega al espectador hasta el fondo del corazón.

Es una obra maestra del cine francés que sigue resonando en los corazones de quienes la ven, incluso después de más de 40 años desde su estreno.

Tramaeditar

Durante el invierno de 1943 a 1944, un estudiante llamado Julien Quentin regresa de sus vacaciones a un internado carmelita en la Francia ocupada. A pesar de su reputación de ser duro con sus compañeros, Julien en realidad es un niño mimado que extraña a su madre con mucha intensidad. A medida que comienzan las clases en la monótona escuela, algo inusual sucede cuando el director, el padre Jean, presenta a tres nuevos alumnos. Uno de ellos, Jean Bonnet, tiene la misma edad que Julien. Inicialmente, Julien siente disgusto hacia él, al igual que hacia el resto de los estudiantes...

Una noche, Julien se despierta y ve a Bonnet con una kipá en la cabeza, rezando en hebreo. Al investigar en su casillero, Julien descubre la verdad: su verdadero apellido es Kippelstein, y no Bonnet. El padre Jean, un sacerdote compasivo y de la vieja escuela, ha decidido brindar refugio encubierto a los judíos perseguidos. Después de un juego de búsqueda del tesoro, Julien y Jean se unen y comienzan a desarrollar una estrecha amistad.

En el Día de los Padres, la madre de Julien lo visita y él le pide que Bonnet, cuyos padres no pudieron venir, se una a ellos para almorzar en un restaurante. Mientras están sentados a la mesa, la conversación se centra en el padre de Julien, un dueño de una fábrica. Cuando su hermano le pregunta si todavía está a favor del mariscal Pétain, la madre responde: "Ya no apoyo a nadie". Mientras tanto, la milicia llega y trata de expulsar a un comensal judío. El hermano de Julien los llama "colaboracionistas" y el comandante de la milicia se enfurece.

Durante el invierno de 1943 a 1944, Julien Quentin, un estudiante del internado carmelita de la Francia ocupada, regresa a la escuela después de sus vacaciones. A pesar de su aparente dureza con los demás estudiantes, en realidad es un niño mimado que extraña profundamente a su madre. Al reanudarse las clases, Julien parece pasar tranquilamente hasta que el padre Jean, el director, presenta a tres nuevos alumnos. Uno de ellos, Jean Bonnet, tiene su misma edad. Al igual que los demás estudiantes, Julien desprecia inicialmente...

En una noche particular, Julien despierta y encuentra a Bonnet con una kipá en la cabeza, rezando en hebreo. Al registrar su casillero, Julien descubre la verdad: su verdadero apellido es Kippelstein, no Bonnet. El padre Jean, un sacerdote compasivo y de la vieja escuela, ha tomado la decisión de brindar refugio secreto a los judíos perseguidos. Después de un juego de búsqueda del tesoro, Julien y Jean unen fuerzas y comienzan a construir una estrecha amistad.

En el Día de los Padres, la madre de Julien lo visita y él le pide que Bonnet, cuyos padres no pudieron asistir, se una a ellos para almorzar en un restaurante. Durante la comida, la conversación gira en torno al padre de Julien, dueño de una fábrica. Al preguntarle su hermano si todavía está de acuerdo con las ideas del mariscal Pétain, la madre responde: "Ya no respaldo a nadie". Mientras tanto, la milicia llega y trata de expulsar a un comensal judío. El hermano de Julien los acusa de ser "colaboracionistas" y el comandante de la milicia se enfurece.

Artículos relacionados