Descubre las mejores películas rojas en la industria del cine

El famoso "El caballo" nació el 27 de marzo de 1944 en Monterrey y falleció el 21 de febrero de 2016 en la Ciudad de México. Fue un renombrado artista mexicano, cuyo nombre real era Alberto Rojas, que se destacó como actor y director de cine durante varias décadas a partir de finales de los años 60. Su trayectoria cinematográfica es extensa y se destaca por su participación en el género de la comedia erótica mexicana, lo que lo convirtió en uno de los actores más célebres de este género en su país.

peliculas rojas

Repartoeditar

La prensa ha recibido positivamente la película. Ezequiel Boetti, del diario Página 12, le otorgó una puntuación de 7 y destacó que "conjuga la presencia de dos mujeres fuertes, decididas y autosuficientes". Por su parte, Jorge Montiel, del periódico Clarín, describió el guion como "interesante" y "sorprendente", elogiando la actuación de Morán, la "calidad" de Oreiro en su madurez y la "inquietante" presencia de Velázquez. Además, Javier Franco, de Cinéfilo serial, resaltó la ejecución impecable de la historia sin dejar cabos sueltos, y el excelente desempeño del dúo protagonista.

Sin embargo, Tobías Saura, de Four Cinema, valoró el "estilismo y fotografía correctos" y señaló que la mayoría de las actuaciones son buenas, aunque cuestionó que la película no logra entretener ni aburrir. Por su parte, Marcelo Stiletano, de La Nación, destacó que la película es una atractiva aproximación al género local, con una notable actuación de Natalia Oreiro, quien sabe jugar con el mito y lo fantástico en los momentos precisos.

Sinopsiseditar

Carlota /Mercedes Morán), es una experta en paleontología que recientemente ha hecho un importante hallazgo: cabello y huellas de un hipogrifo, una criatura fabulosa que posee cuerpo de león, cabeza, alas y garras de águila. Gracias a esto, ha obtenido una generosa financiación por parte de una fundación que cubre todos sus gastos.

Sin embargo, la investigación se ha estancado a pesar del tiempo transcurrido, lo que ha dado lugar a rumores de malversación. Por ello, la institución ha decidido enviar a Constanza (Natalia Oreiro) para supervisar la reserva donde se llevó a cabo el descubrimiento.

Al conocerse, Carlota y Constanza chocan por sus diferentes personalidades. A Carlota le ofende que alguien a quien considera inferior esté llevando a cabo una investigación sobre su trabajo. A pesar de esto, ambas se unen cuando aparece Freddy (Diego Velázquez), un hombre con intenciones de explotar las tierras donde se encontraron los restos del hipogrifo.

Imágenes

En las imponentes montañas de Carlota, un remoto campamento resguarda un descubrimiento invaluable para una reconocida paleontóloga: los huesos fósiles de un hipogrifo, leyenda de innumerables mitos que combina la ferocidad de un león con la gracia de un ave. Aunque siempre ha sido un enigma para la ciencia, ahora reposa ante ella en todo su esplendor. Sin embargo, la tranquilidad de Carlota se ve alterada con la llegada de Constanza, una bióloga enviada para supervisar su trabajo, y de Freddy, un antiguo rival con maliciosos propósitos. Juntos, representan una amenaza imponente que atenta contra el territorio y sus recursos naturales.

Desde su despacho, la paleontóloga Carlota mira con asombro los restos del hipogrifo, aún sintiendo la emoción que le invadió al encontrarlos por primera vez. Se adentra entonces en sus recuerdos, recordando cada paso de su exhaustiva investigación que finalmente la llevó a ese momento. Pero su reflexión se interrumpe con la llegada de Constanza, cuyo rostro serio y determinado provoca en Carlota una sensación de inseguridad. La bióloga no tarda en expresar sus dudas sobre la autenticidad del hallazgo y reta a Carlota a probar su veracidad.

Mientras tanto, en el campamento, Freddy acecha en busca de alguna oportunidad para hacerse con el control de los fósiles y obtener así un lucrativo beneficio. Desconfiando de él, Carlota toma medidas para proteger su descubrimiento, pero sabe que su astuto enemigo no se rendirá fácilmente. Ambos saben que están en una carrera por ver quién se alza como vencedor en un territorio que podría cambiar sus vidas para siempre.

En medio de la disputa, Carlota se ve obligada a defender lo que ha logrado con tanto esfuerzo y enfrentar desafíos que nunca imaginó. Pero su pasión por la ciencia y su amor por la naturaleza le dan la fuerza necesaria para no rendirse ante la adversidad. Y a medida que los peligros aumentan, también lo hace su convicción de que debe proteger el hipogrifo y preservar su legado para las generaciones futuras.

Artículos relacionados