Reglas para pagar el impuesto de plusvalía municipal en 2022

La plusvalía municipal, también conocida como Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), es un gravamen que suscita muchas dudas entre los ciudadanos, especialmente a la hora de vender un inmueble. ¿Cuánto tiempo tiene el Ayuntamiento para liquidarla? ¿Quién tiene la obligación de pagarla, el comprador o el vendedor? ¿Qué ocurre con las plusvalías pendientes de pago? ¿Cuándo prescribe este impuesto por la venta de una vivienda? ¿Existe recargo por pagar fuera de plazo? ¿Es obligatorio pagar la plusvalía en caso de heredar un inmueble? ¿Un piso de más de 20 años está exento de este impuesto? ¿Se debe pagar la plusvalía si se ha obtenido pérdidas en la venta del inmueble? Además, hay casos de ayuntamientos que no cobran este impuesto, lo que genera aún más confusión a la hora de pagar la plusvalía. En este artículo, aclararemos todas estas preguntas y te explicaremos en qué situaciones no se debe pagar la plusvalía en 2022. Y una vez abonado el impuesto, ¿hay alguna gestión adicional que debamos realizar? ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

que pasa si el vendedor no paga la plusvalía

¿Cuánto tiempo tiene el Ayuntamiento para liquidar la plusvalía?

La plusvalía es un impuesto que se cobra cuando se transmiten bienes inmuebles, ya sea por compra, herencia o donación. Su cálculo se basa en el incremento de valor del terreno donde se ubica la propiedad y su pago corresponde al vendedor del inmueble.

Es importante tener en cuenta que el Ayuntamiento, en su calidad de entidad recaudadora, tiene un plazo límite para liquidar la plusvalía correspondiente a una transmisión inmobiliaria.

Según la ley, el Ayuntamiento tiene 6 meses desde la fecha en que se produce la transmisión para emitir y notificar la liquidación del impuesto a la persona que adquirió el inmueble. Esto quiere decir que si el comprador o nuevo dueño no recibe la liquidación dentro de ese plazo, puede considerarse que la plusvalía ha prescrito y, por lo tanto, no está obligado a pagarla.

Sin embargo, es importante destacar que este plazo de 6 meses puede variar dependiendo de cada municipio, ya que algunas localidades tienen establecido un plazo menor para la liquidación de la plusvalía.

Además, es importante recalcar que este plazo de 6 meses no empieza a correr automáticamente al momento de la transmisión de la propiedad, sino que debe ser contado desde que el Ayuntamiento tenga el conocimiento de la misma. Por lo tanto, si la entidad recaudadora tarda en ser notificada, el plazo se extendrá hasta que se realice dicha notificación.

En caso de que el Ayuntamiento notifique la liquidación después de ese plazo, tienes el derecho de reclamar su prescripción.

¿Quién debe pagar la plusvalía: el comprador o el vendedor?

La plusvalía es un impuesto municipal que se aplica en algunas operaciones de compraventa de viviendas y terrenos. Su objetivo es gravar el incremento de valor que ha experimentado un terreno o propiedad desde su última transmisión.

En este sentido, surge la duda de quién debe asumir este impuesto en una operación de compraventa: ¿el comprador o el vendedor?

Según la ley, quien debe pagar la plusvalía es el vendedor, ya que es el que obtiene un beneficio económico al vender un terreno o propiedad a un precio superior al que lo adquirió. En teoría, este impuesto se debería incluir en el precio de venta y ser asumido por el vendedor.

Sin embargo, en la práctica, muchas veces se establece en el contrato de compraventa que es el comprador quien asume el pago de la plusvalía. Esto puede deberse a acuerdos entre las partes, negociaciones o incluso desconocimiento de la ley por ambas partes.

Cabe mencionar que en algunos casos especiales, como en una herencia o donación, el comprador puede verse obligado a pagar la plusvalía si así lo acuerda con el vendedor.

En cualquier caso, es importante que ambas partes tengan conocimiento de quién deberá asumir este impuesto y que se establezca claramente en el contrato de compraventa.

¿Qué sucede con las plusvalías pendientes de pago?

Las plusvalías pendientes de pago pueden ser un tema confuso y preocupante para los propietarios de bienes inmuebles. Para entender lo que sucede con ellas, primero debemos comprender qué son exactamente las plusvalías y por qué se generan.

Las plusvalías son un impuesto municipal que se aplica cuando se produce una venta de un bien inmueble o una transmisión por herencia o donación. Se calculan en función del incremento de valor que ha experimentado el terreno desde su última adquisición.

Una vez se ha realizado la operación, el Ayuntamiento emite el correspondiente documento liquidación de plusvalía que debe ser abonado por el comprador o el heredero. Sin embargo, ¿qué ocurre si este documento no se abona?

En estos casos, la plusvalía pendiente de pago se traslada a la siguiente operación de venta o transmisión del bien inmueble. Por lo tanto, si no se paga en una venta, se sumará al precio de adquisición en la próxima venta y así sucesivamente.

Es importante tener en cuenta que las plusvalías pendientes de pago se revalorizan con el paso del tiempo, por lo que el importe final a abonar puede ser considerable. Además, no pagar este impuesto puede conllevar sanciones y recargos.

¿Qué hacer si tienes una plusvalía pendiente de pago?

Lo recomendable es solventar la deuda lo antes posible para evitar posibles problemas y gastos adicionales en el futuro. Si tienes dudas sobre cómo proceder, lo mejor es consultar con un asesor fiscal o con el Ayuntamiento correspondiente.

Por ello, es importante estar al tanto de su existencia y cumplir con el pago correspondiente para evitar complicaciones.

¿Cuándo prescribe la plusvalía por venta de vivienda?

La plusvalía es un impuesto municipal que se aplica cuando se vende una vivienda. Este impuesto se calcula en base al incremento de valor que haya tenido el terreno donde se encuentra la vivienda desde su última transmisión. Sin embargo, ¿cuándo prescribe la plusvalía por venta de vivienda? A continuación, te lo explicamos.

En primer lugar, es importante destacar que cada municipio tiene su propia normativa en cuanto a la prescripción de la plusvalía. Por lo tanto, es necesario consultar las ordenanzas municipales para conocer los plazos que aplican en cada caso.

Diferentes plazos de prescripción

En general, se pueden distinguir dos tipos de plazos de prescripción de la plusvalía por venta de vivienda:

  • Plazo de prescripción de cuatro años: Este es el plazo más común y se aplica en la mayoría de los municipios. Significa que la plusvalía prescribe cuatro años después de la fecha en que se hubiera devengado el impuesto, es decir, la fecha en que se realiza la venta de la vivienda.
  • Plazo de prescripción de cinco años: Algunos municipios han establecido un plazo de prescripción mayor, de cinco años, para aplicar la plusvalía. En estos casos, el impuesto prescribe después de cinco años desde la fecha de devengo.
  • Es importante tener en cuenta que estos plazos de prescripción se refieren al pago del impuesto. Esto significa que si se presenta el impuesto fuera de plazo, la administración municipal ya no podrá reclamar su pago.

    Excepciones a la prescripción de la plusvalía

    Por otro lado, existen algunas situaciones en las que la plusvalía no prescribe, es decir, el plazo de prescripción no empieza a contar. Algunas de estas situaciones pueden ser:

    • Si el contribuyente no ha presentado la autoliquidación del impuesto en plazo.
    • Si la administración municipal ha iniciado un procedimiento de comprobación del impuesto o de inspección.
    • Si el contribuyente ha reconocido su obligación de pagar la plusvalía.
    • En caso de duda, es recomendable consultar con un profesional especializado en el tema.

      Artículos relacionados