Receta De Sopa De Tomate De Arguiñano Para Sorprender A Tus Invitados.

¡Bienvenidos una vez más a nuestro blog de cocina! Hoy os traemos una receta que no dejará indiferente a nadie: la sopa de tomate de Arguiñano. Si estás buscando una forma de sorprender a tus invitados en una cena o comida especial, esta receta es perfecta para ti. El reconocido chef vasco nos ofrece su versión de esta clásica sopa que, sin duda, te dejará con ganas de repetir. Sigue leyendo para descubrir todos los secretos de esta deliciosa receta.

Ingredientes necesarios - tomates, cebolla, ajo, aceite de oliva, pan, caldo de pollo, sal, pimienta y azúcar

sopa de tomate de arguiñano

Para preparar una deliciosa sopa de tomate al estilo de Arguiñano, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 kg de tomates maduros
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 50 gramos de pan
  • 1 litro de caldo de pollo
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 cucharadita de azúcar

Los tomates deben estar maduros para que la sopa tenga un sabor más intenso. Primero, hay que pelarlos y cortarlos en trozos grandes. En una olla, añade las cebollas y los ajos picados y sofríe todo en aceite de oliva hasta que la cebolla esté transparente.

Agrega los tomates y deja que se cocinen durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando. A continuación, añade el pan y el caldo de pollo. Deja que la sopa hierva a fuego lento durante 30 minutos.

Por último, agrega sal, pimienta y una cucharadita de azúcar para equilibrar los sabores. Tritura todo con una batidora hasta que quede una sopa suave y sin grumos.

¡Ya tienes lista tu sopa de tomate al estilo de Arguiñano! Sírvela caliente y acompáñala con un poco de pan tostado. ¡Buen provecho!

Preparación de los tomates - pelar, trocear y saltear en una sartén con aceite de oliva

Si quieres preparar una deliciosa sopa de tomate, es importante que sepas cómo preparar los tomates correctamente. A continuación, te explicamos paso a paso cómo pelar, trocear y saltear los tomates en una sartén con aceite de oliva.

  1. Pelar los tomates: Para pelar los tomates, primero tienes que hacer una pequeña incisión en la base de cada tomate con un cuchillo afilado. Luego, sumerge los tomates en agua hirviendo durante unos segundos y retíralos con una espumadera. Inmediatamente después, colócalos en un recipiente con agua fría y hielo para detener la cocción. Ahora, la piel de los tomates se desprenderá fácilmente.
  2. Trocear los tomates: Una vez pelados los tomates, córtalos en cubos pequeños. Si prefieres una textura más fina, puedes utilizar una picadora.
  3. Saltear los tomates en una sartén con aceite de oliva: Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio. Añade los tomates troceados y remueve con una cuchara de madera durante unos minutos hasta que estén dorados y hayan soltado su jugo.
sopa de tomate de arguiñano

Siguiendo estos sencillos pasos, tendrás los tomates perfectamente preparados para hacer una deliciosa sopa de tomate. ¡Buen provecho!

Sofrito de cebolla y ajo - pochar en una cazuela con aceite de oliva

El sofrito de cebolla y ajo es una preparación básica de la cocina mediterránea que no puede faltar en muchas recetas. Es muy fácil de hacer y le dará un sabor inigualable a tus platos.

Para hacer el sofrito, comienza por pelar y picar finamente una cebolla y dos dientes de ajo. Calienta un par de cucharadas de aceite de oliva en una cazuela a fuego medio y añade la cebolla y el ajo picado.

Es importante que no subas demasiado el fuego para que no se queme el sofrito, ya que esto puede darle un sabor amargo.

Remueve bien y deja que se poche durante unos 10-15 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que la cebolla esté bien tierna y transparente.

Puedes añadir una pizca de sal para ayudar a que la cebolla suelte su jugo y se poche más rápido.

Una vez que tengas el sofrito de cebolla y ajo listo, puedes utilizarlo para hacer cualquier tipo de guiso, salsa o sofrito. ¡Verás qué diferencia en sabor con respecto al sofrito industrial!

Consejo: Si quieres darle un toque aún más sabroso al sofrito, puedes añadirle una hoja de laurel y una pizca de pimentón dulce o picante. También puedes utilizar otras verduras como el pimiento o el tomate para hacer variaciones del sofrito.

Añadir los tomates a la cazuela y cocinar a fuego lento durante 20 minutos

Para preparar una deliciosa sopa de tomate al estilo de Karlos Arguiñano, es importante seguir cada uno de los pasos de la receta. Una vez que tenemos los tomates pelados y cortados en cubos, es momento de añadirlos a la cazuela.

sopa de tomate de arguiñano

Lo primero que debemos hacer es calentar un poco de aceite en la cazuela a fuego medio. Cuando el aceite esté caliente, añadimos los tomates cortados y removemos para que se mezclen con el aceite.

Es importante cocinar los tomates a fuego lento para que se ablanden y suelten todo su sabor. Por ello, reducimos el fuego al mínimo y dejamos que se cocinen durante al menos 20 minutos.

Es recomendable tapar la cazuela para que los tomates se cocinen de manera uniforme y para que no se evapore todo el líquido.

Una vez que los tomates estén cocidos, los trituramos bien con la ayuda de una batidora hasta obtener una mezcla homogénea. ¡Y listo! Ya tenemos la base de nuestra deliciosa sopa de tomate.

Añadir caldo de pollo y cocinar durante otros 10 minutos

Para continuar con la preparación de nuestra deliciosa sopa de tomate, el siguiente paso es añadir el caldo de pollo a la olla donde tenemos las verduras y el tomate. Es importante que el caldo esté caliente para que la cocción de los ingredientes no se detenga.

Una vez que hayamos añadido el caldo, debemos dejar cocinar durante otros 10 minutos, a fuego medio, para que los sabores se integren y la sopa adquiera una consistencia homogénea.

Durante este tiempo, es recomendable remover la sopa de vez en cuando para evitar que se pegue al fondo de la olla. Si la sopa se reduce demasiado, podemos añadir un poco más de caldo de pollo o agua para que quede en la consistencia deseada.

Cuando hayan pasado los 10 minutos, podemos retirar la olla del fuego y dejar enfriar un poco antes de servir. ¡Ya está lista nuestra deliciosa sopa de tomate! Podemos acompañarla con un poco de pan tostado o crutones para darle un toque crujiente. ¡Buen provecho!

sopa de tomate de arguiñano

Triturar la sopa y pasar por un colador para obtener una textura suave

Cuando se trata de sopa de tomate, una de las claves para obtener una textura suave y cremosa es triturar la sopa. Hay varias formas de hacerlo: se puede utilizar una batidora de mano, una licuadora o incluso un robot de cocina. Lo importante es asegurarse de que todos los ingredientes estén bien triturados y que no queden grumos.

Una vez que se ha triturado la sopa, se recomienda pasarla por un colador para eliminar cualquier trozo o piel de tomate que haya quedado sin triturar. Esto también ayudará a obtener una textura más fina y suave. Si no se dispone de un colador, se puede utilizar un chino o una gasa.

Es importante tener en cuenta que, al triturar la sopa, se puede perder algo de líquido y espesor. Si se desea una sopa más espesa, se puede añadir un poco de pan duro o patata cocida antes de triturarla. De esta manera, se conseguirá una textura más cremosa y consistente.

En resumen, para obtener una sopa de tomate suave y cremosa, es recomendable triturarla bien y pasarla por un colador para eliminar cualquier trozo o piel de tomate. Si se desea una sopa más espesa, se puede añadir pan duro o patata cocida antes de triturarla. ¡Disfruta de esta deliciosa sopa!

Artículos relacionados