the pit and the pendulum

Descubre la verdadera historia detrás de The Pit and the Pendulum Reseña y análisis

La película Pit and the Pendulum[1]​ (titulada como El péndulo de la muerte en España, El pozo y el péndulo en Hispanoamérica y La fosa y el péndulo en su estreno en México y Argentina)[2] ​es un filme de terror estadounidense del año 1961 dirigido por Roger Corman y protagonizado por Vincent Price, Barbara Steele, John Kerr y Luana Anders. Escrita por Richard Matheson, la trama está vagamente inspirada en el relato del escritor Edgar Allan Poe con el mismo nombre. Ubicada en el siglo XVI en España, la historia relata las experiencias de un joven inglés que viaja a un castillo para investigar la muerte de su hermana. Luego de presenciar varias apariciones sobrenaturales, el joven es capturado y sometido a tormentos con el instrumento de tortura que le da título a la película.

Recepcióneditar

Potenciando el éxito de La Caída de la Casa Usher, que obtuvo una recaudación de $1.450.000 en Estados Unidos y Canadá, Pit and the Pendulum logra un nivel aún mayor al alcanzar los $2.000.000 en taquilla.[30]​ Además, según el autor Ed Naha, esta adaptación recibió una respuesta positiva por parte de los críticos.[6]​

En su reseña para The New York Times, Howard Thompson afirma que, a pesar de un guion compacto y coherente de Richard Matheson, la verdadera fuerza de esta película radica en su atmósfera terrorífica generada por una combinación de colores, decoración y música.[31]​ De manera similar, la revista Variety señaló que el clímax sorpresa es digno del mismísimo Poe y que la película se destaca por su estilo y su impresionante fotografía.[32]​ Por su parte, el periódico Los Angeles Times no fue tan amable con la película y su crítico Charles Stinson calificó el diálogo como soso y modernizado, alejándose del estilo gótico de Poe. A pesar de ello, destacó la interpretación de Vincent Price, aunque señaló que en algunas escenas su actuación rozaba lo ridículo.[35]​ De hecho, Price quedó tan ofendido por esta crítica que escribió una carta en respuesta...

Versión para televisióneditar

Durante el año 1968, ABC-TV adquirió los derechos televisivos de la película, pero se encontraron con un problema. La duración de la cinta no alcanzaba para llenar el espacio de dos horas en su programación, por lo que solicitaron a AIP que añadiera más contenido. Ante esta situación, Tamara Asseyev, asistente de producción de Corman, filmó unos cinco minutos adicionales.[7]​

De todo el elenco original, solo la actriz Luana Anders participó en las nuevas escenas, en las que interpreta a su personaje, Catherine Medina. En estas nuevas secuencias, Catherine es mostrada en un sanatorio mental, confiando su historia a otros pacientes. De esta forma, la película comienza a relatar todo en un flashback.[7]​

Las escenas añadidas fueron incluidas como contenido extra en el DVD lanzado por MGM, aunque se presenta erróneamente como "el prólogo original de la película".[49]​

Argumentoeditar

En España, en el siglo XVI, el ciudadano inglés Francis Barnard (John Kerr) hace un viaje para visitar el castillo de su cuñado Nicholas Medina (Vincent Price), con el fin de investigar la causa de la muerte de su hermana Elizabeth (Barbara Steele). Tanto Nicholas como su hermana menor Catherine (Luana Anders), le explican vagamente que Elizabeth ha muerto a causa de una rara enfermedad de la sangre. Cuando, al solicitar más detalles sobre la enfermedad, Nicholas responde con evasivas, Francis decide no marcharse del lugar hasta descubrir qué ha pasado realmente con su hermana.

Durante una cena con el médico de la familia, el doctor Leon (Antony Carbone), Francis pregunta de nuevo por la muerte de su hermana. El doctor Leon le informa de que Elizabeth murió de una insuficiencia cardíaca, y añade que murió literalmente de miedo. Daré Francis insiste en conocer el lugar donde murió. Nicholas lo guía a la sala de torturas, y le explica que Elizabeth, a causa de la atmósfera del castillo, se obsesionó con los instrumentos de la sala. Su trastorno mental fue tal que un día se encerró en la doncella de hierro, y murió tras susurrar el nombre de «Sebastian». Sin embargo, Francis permanece insistente...

Francis le cuenta a Catherine que Nicholas parece sentirse un poco culpable por lo que respecta a la muerte de Elizabeth. Entonces, Catherine le revela que Nicholas tuvo un trauma durante su niñez. Su padre era Sebastian Medina, un conocido miembro de la Inquisición española. Cuando Nicholas era un niño, se coló en secreto en la sala de torturas de su padre (también interpretado por Price), ignorando su prohibición. Minutos después, su padre, su madre Isabella y su hermano Sebastian entraron. Nicholas, que estaba escondido en una esquina de la sala, presenció cómo su padre golpeaba...

Produccióneditar

Una sorpresa en taquilla:
La caída de la casa Usher, la película dirigida por Roger Corman, fue estrenada en junio de 1960 y sorprendió a James H. Nicholson y Samuel Z. Arkoff de AIP por su éxito en la taquilla. Incluso Corman confesó que ni él mismo esperaba tanto éxito. Según Richard Matheson, quien escribió el guion, no tenían planes de crear una serie basada en los cuentos de Edgar Allan Poe, sino que solo buscaban usar su nombre en el título para atraer al público.

El guion con toques de Poe:

Richard Matheson se basó de manera muy libre en el cuento de Poe, El pozo y el péndulo, para escribir el guion de la película. Solo la escena final tiene elementos principales del relato original, ya que las historias de Poe no eran lo suficientemente largas para adaptarlas en su totalidad a un largometraje. Por lo tanto, fue necesario agregar más escenas y detalles para completar la película. Corman explicó que su método consistió en utilizar el cuento de Poe como clímax para el tercer acto de la película.

La rapidez de Matheson:

Corman elogió la rapidez con la que Matheson escribía guiones, ya que solo necesitaba un borrador para crear una historia. Sin embargo, Matheson aclaró que esto se debía a la presión de la producción, que tenía un corto plazo para filmar la película. Por lo tanto, Matheson solo tenía uno o dos meses para escribir el guion, lo que exigía una gran habilidad y rapidez por parte del escritor.

Artículos relacionados